Hombre de paja

Si algo saben en el PSOE es que no hay nada tan purificador políticamente como un buen proceso de primarias. De esas en la que los candidatos salen fortalecidos y proyectados como balas; le pasó a Zapatero, a Borrell y hace poco a Sánchez. Pero en el caso de que no haya adversarios y un candidato gane por incomparecencia del resto, se pierden jirones de legitimidad. Esa era la preocupación de la mujer de la eterna promesa, Susana Díaz, que tenía pavor de presentarse sola a los comicios y dar una imagen de acaparadora.

Se acabó el malestar, ahora tienen al hombre de paja perfecto. Revestido de solemnidad y oficialidad, pero hombre de paja al fin y al cabo. El exlehendakari Patxi López anunció su candidatura el pasado sábado. Su designación acomete una doble función: permitir una victoria legítima a Díaz y obstaculizar el paso al verdadero peligro: Pedro Sánchez. Patxi López es como la versión light de este último, haciendo bandera de una rebeldía anti-abstención pasada por agua (recordemos que acabó votando abstención en la investidura de Rajoy), y lo suficientemente débil como garantizar el triunfo de la andaluza. En teoría es un imposible que coexistan Patxi y Pedro porque representan lo mismo y partirían el voto en dos.

Pero, como dicen en el mundo de la empresa, para López es una win-win situation: si pierde lo más probable es que sea incluido en el ticket de Susana Díaz. Todo parece una maniobra para cerrar el paso al Guapo; la pesadilla de los barones socialistas en el último año. Patxi López es el doppelganger de Pedro, que replica sus movimientos y esloganes pero que está huero de su espíritu. Sánchez debe sentirlo como si fuera un clon programático al que han atornillado en Ferraz para robarle los focos. El antiguo núcleo duro de Sánchez, César Luena y Oscar López, han corrido a hacer piña con el Mr. Ripley vasco.

Está claro que el exsecretario general debería haber previsto este movimiento y haberse anticipado a presentar su candidatura pero el madrugón de Patxi López pilló a Sánchez todavía en pijama. Ahora el exlehendakari trata de cortejar a Sánchez para incluirle en su equipo; es la mejor forma de neutralizarlo.

Con todo, Sánchez debería en un último gesto de resistencia heroica proponerse de nuevo como secretario general y plantar batalla. Es él y no otro quien mejor encarna el sector de la izquierda real en el partido socialista.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s