Encajando a Cospe

Aun recuerdo la formación de Gobierno que fue anunciada en 2011. La gran noticia era la sintonía tecnocrática del nuevo Ejecutivo. Visto con perspectiva, quizás no eran demasiado tecnócratas de lo suyo Jorge Fernández o Montoro; extralimitándose en sus áreas de especialidad, ya sea espiando a rivales políticos desde Interior o investigándoles Hacienda.

Esta vez Rajoy aboga por el continuismo, realizando los cambios mínimos aceptables y repartiendo estratégicamente el poder de las distintas facciones del PP. De todos los nombramientos hay uno que llama especialmente la atención ¿Por qué María Dolores de Cospedal tiene que ocupar la cartera de Defensa? ¿Tan denostado está ese Ministerio como para mercadear con él por intercambios de favores?

La única noción que tiene de defensa Cospedal es la que ha ejercido ante periodistas moscones y policías alrededor de Génova 13 como bien atestigua el ordenador reventado a martillazos de Bárcenas. Digan lo que quieran de Morenés, pero al menos el gacho tenía experiencia en la materia. Que en una institución tan jerarquizada como El Ejército se ponga al frente una persona sin experiencia militar ni conocimientos de geopolítica, siendo ni más ni menos que la segunda autoridad civil en la cadena de mando es motivo de preocupación. No es una cuestión baladí, puede afectar a la operatividad de nuestras fuerzas.

A Cospedal se le conoce por haber servido de parachoques en el caso Gürtel y dar la cara día sí día también para que se la rompieran. Y quizás por ello se le ha premiado con el Ministerio que le quedaba libre a Rajoy. El presidente se debe haber tomado muy a pecho eso de que ella fuese la “guardia pretoriana” de la sede del partido. Es un error recurrente que la mayoría de países europeos traten a sus ejércitos como algo residual y subsidiario, como se trasluce por el nombramiento de sus gestores.

Esto no hace sino poner en evidencia que el mercadeo de favores y la búsqueda del equilibrio zen entre las “famiglias” del PP se antepone a la efectividad del ministro en su sector. Mariano ha encajado a Cospe como a una pieza de Jenga más que haberse ocupado de buscar la persona adecuada para el cargo.

Pero se puede hacer un estudio sociológico interesante; busquen a su cuñado el del PP y pregúntenle su opinión del nombramiento y a continuación recuérdenle cómo juraba y perjuraba por la elección de Chacón en el 2008.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s