No hay máquina sin fango

De todas las palabras que existen en el Universo Podemos, rico en esa profusa neolengua, una de las últimas flamantes creaciones es la de “máquina de fango”, que convenientemente Pablo Iglesias ha “almohadillado” en twitter. Lo hizo para defender al candidato por Madrid, Ramón Espinar, que al parecer habría especulado con un piso de protección oficial, llévandose 20.000 euros del trapi. Según Iglesias, todo se trata de una maniobra difamatoria de PRISA, bien agarrada a su cacharrito de barro.

Espinar acudió raudo a convocar una rueda de prensa, dejando frases memorables como “no hubo beneficio sino diferencia entre precio de compra y venta” que bien le merecerían el Nobel de economía o asegurando que se gastó el dinero en un Master, como si eso lo hiciese más aceptable. Es innegable que Espinar adquirió un piso reservado sin entrar en concurso público y después lo vendió a un precio mayor, sin ni siquiera haber puesto un pie en la vivienda. Y no hace falta usar un término del diccionario de neolengua; a eso se le llama especular.

El caso no sería tan sangrante si en Podemos no se comportaran como la Señorita Rottenmeier, con esa fijación por las muestras de ejemplaridad, que les hace parecer más pacientes de un trastorno obsesivo compulsivo que unos simples políticos pulcros. En este caso, estamos hablando del mismo tipo que dijo en tribuna hace unos meses en tono solemne: “Señoría, el objetivo de la vivienda pública no es venderla sino garantizar su acceso”.

El rizo todavía se puede rizar más. Y más difícil todavía: El padre de la criatura está entre los imputados del juicio de las tarjetas black, por haber gastado 178.000 euros en el mismo periodo que un joven Espinar recibía ayuda parental para pagar el piso. Es tan retorcido todo que parece la invención de un periodista malévolo, pero no.

Evidentemente existen las “máquinas de barro” en la prensa pero estas máquinas serían inútiles si no tuvieran barro del que alimentarse. Y que el senador de Podemos, al que también se le podría llamar “don limpio” por sus afectadas formas y su alto concepto de la ética, saque un rendimiento del 20 por ciento en tan solo nueve meses vendiendo un piso de protección oficial (una operación que envidiarían los más ávidos brókers) es una chuleta suculenta para un medio de información. Y si puede influir en las primarias, frente a la candidatura de unas menos radicales Rita Maestre y Tania Sánchez, mejor que mejor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s