Sánchez, el mártir

Lo que prometía ser una aparición bochornosa de Sánchez en Salvados el pasado domingo acabó siendo un inteligente volteamiento de tortilla por parte del exdirigente socialista. No en vano, España adora a los mártires y él supo sacarle rédito a esta debilidad nacional.

Añádele a la historia de un hombre derrotado un poco de conspiraciones de despacho (el Ibex 35 y El País) y una mala malísima (Susana Díaz), y tienes el relato perfecto para la resurrección desde las cenizas de un Sánchez que se ha liado la capa y la espada en su quijotesca odisea de recorrerse en coche las agrupaciones de España. Rajoy es heroico resistiendo pero poco se habla del afinado instinto de supervivencia de Sánchez.

A pesar del revuelo en las redes, ciertamente, no ha desvelado nada nuevo. Como se dice en internet: haters gonna hate… y sectores financieros gonna influentiate. Ha sido asi desde tiempos del duque de Orleans y Luis XV por lo menos, y a los que algunos llaman conspiración otros lo llaman línea editorial. Con todo, se antoja necesario decir esas obviedades olvidadas sobre la concentración empresarial y la falta de independencia mediática y más si es en el prime time de esta suerte de misa dominical catódica para la España media que representa Salvados. La paradoja es que esto se decía a través de la especialmente maleada Atresmedia.

No obstante es fácil detectar la fragilidad en su discurso. Uno de los puntos titubeantes de Sánchez fue cuando Évole le preguntó acerca de las líneas rojas del Comité Federal estableció en cuanto a negociar con los independentistas. Cayó en el (auto)engaño de diferenciar dos etapas con los nacionalistas, antes y después del 26J, como si los nacionalistas no permaneciesen como una sola cosa monolítica e inmutable a lo largo del tiempo.

Es fácil imaginarse cuál fue el punto culmen en el que los altos cargos socialistas murieron de grima. Ese en el que afirmaba que se había equivocado con Podemos y les había subestimado. En realidad hay que interpretar esto como un guiño que allana el camino para un posible futuro entendimiento. Pero no es posible frenar a Podemos pareciéndote a ellos, al igual que no es posible hacerse un selfie al lado de un agujero negro sin ser devorado. Esto demuestra hasta qué punto a Sánchez le importa más salvar el pellejo que a su propio partido.

Por lo pronto se ha ganado el corazoncito de la militancia. Tiene posibilidades de ser reelegido secretario general si es que el aparato no se encarga de machacarle antes de que pueda siquiera presentarse a unas primarias. Lo que es seguro es que este Quijote está vivo y coleando.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s